jump to navigation

John Wayne tenía nombre de chica junio 9, 2006

Posted by Urban Samurai in Cinematográficas.
Tags: , , , , , ,
1 comment so far

John Wayne, paradigma de la masculinidad en el cine (y de las ideas conservadoras), era un mostrenco que medía 1,94 metros y pesaba entre 100 y 120 kilos en su época adulta. Él mismo dijo en una ocasión que le hubiera gustado que lo recordarán con una frase en español que le había dicho un amigo suyo mexicano: feo, fuerte y formal.

Sin embargo, su nombre de nacimiento nada tenía que ver con su imagen de macho: sus padres tuvieron a bien ponerle de nombre Marion Robert Morrison (Marion Michael Morrison según otras fuentes) y no recibió el nombre artístico de John Wayne hasta que rodó La gran jornada, su primera película de alto presupuesto en 1930 a las órdenes del mítico director Raoul Walsh. El propio Walsh sugirió que le cambiaran el nombre, y el departamente publicitario de la Fox buscó un nombre que sonase viril y recordase a algún personaje famoso de la historia americana; al final fue en honor al General Anthony Wayne, apodado “Mad” (loco), famoso héroe de la independencia estadounidense.

Cuentas las malas lenguas que, a parte de no gustarle el nombre de Marion, a Raoul Walsh tampoco le impresionaron demasiado las habilidades de John Wayne, tanto que en muchas ocasiones durante el rodaje se enfadaba con él y lo ridiculizaba. Lo cierto es que la película fue un fracaso de taquilla y Wayne quedó relegado a la serie B, hasta que 9 años después saltó definitivamente al estrellato con La diligencia de John Ford.

El mote más famoso de John Wayne es “The Duke” o simplemente “Duke“. Durante mucho tiempo circularon numerosas historias de porqué el sobrenombre; la más famosa decía que el mote provenía de una obra de teatro que había protagonizado en el colegio en la que interpretaba a un duque, pero él mismo reconoció que el nombre provenía de un perro llamado Duke que tuvo de joven. La anécdota es bien conocida en el mundillo del cine, tanto que George Lucas la homenajeó en la serie de Indiana Jones, donde el personaje recibe el apodo “Indiana” de un perro (el propio George Lucas tuvo un perro llamado Indiana)  Otra curiosidad, quizá coincidencia o quizá intencionada, es que el primer personaje femenino de la serie de Indiana Jones se llama… Marion.

En un próximo artículo comentaré una trágica anécdota sobre el rodaje de una película protagonizada por John Wayne; gran parte de quienes participaron en aquel rodaje murieron de cancer, incluido el propio Wayne. Curiosamente, se trata una de las obras más espantosamente malas que ha dado el Séptimo Arte.

Fuentes
Internet Movie Database

Technorati Tags: , , , , , ,

Anuncios

Un fantasma en el Ministerio de Cultura junio 6, 2006

Posted by Morgan Hazelwood in Históricas.
Tags: , , , , , , , , , ,
add a comment

Ubicada en el primero de la Plaza del rey, la Casa de Las Siete Chimeneas, hoy sede del Ministerio de cultura, es uno de los edificios encantados más famosos de la capital española.

Fué contruído en 1577 por encargo de un caballero a las ordenes del rey Felipe II para su hija Elena, que había contraído matrimonio con el capitán Zapata, descendiente de una noble familia madrileña.

La desgracia sobreviene pocos días tras la boda, cuando el capitán es enviado a Flandes y fallece en la batalla de San Quintín. Su espora Elena, quedó sumida en la pena y el dolor en el enorme palacio durante meses hasta que una mañana aparece muerta en su dormitorio. La causa de su muerte jamás se esclareció y su cadaver desapareció repentinamente.

Se rumoreó que fué el padre de Elena, pero nunca se supo. Incluso el rey ordenó una investigación sin obtener ningún resultado.

Poco despues, se dice, comenzó a aparecerse una bella dama vestida de blanco caminando con pesar por los tejados de la Casa de Las Siete Chimeneas con una antorcha en su mano hasta el mismo borde del tejado, donde se arrodillaba y tras golpearse el pecho con su puño desaparecía.

Leyenda o no, a finales del pasado siglo IXX, en el trascurso de las obras para la instalación de una sucursal del Banco de Castilla en la finca, fué hallado entre los muros del sótano el esqueleto de una mujer y varias monedas de oro del siglo XVI

Fuentes:

revistaiberica.com
descubremadrid.com
webmadrid.com

Technorati Tags: , , , , , , , , , ,

El primer mal viaje junio 6, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Medicina.
Tags: , , , , ,
99 comments

En 1943, el químico suizo Albert Hofmann retomó su empeño de sintetizar el LSD 25, 5 años después de haber realizado los primeros experimentos, con la intención de conseguir una substancia que estimulase el parto.

El LSD (Lyserg Säure-Diäthylamid, o en castellano, Dietilamida del Ácido Lisérgico) es uno de los alcaloides presentes en el cornezuelo del centeno; el cornezuelo fue empleado por los chinos en obstetricia, para contraer el útero y evitar las hemorragias en el postparto, y era conocido como una potente droga en Europa.

El 16 de abril de 1943 Hofmann tuvo que abandonar el laboratorio presa de mareos y una extraña sensación de intranquilidad. Al llegar a casa, se acostó y sufrió una serie de alucionaciones: “me penetraban sin cesar unas imágenes fantásticas de una plasticidad extraordinaria y con un juego de colores intenso, caleidoscópico…”

En un par de horas desaparecieron estos efectos, pero Hofmann rápidamente comprendió que era la substancia que estaba sintetizando la causante de los mismos: una mínima cantidad debía haber sido absorbida por su organismo a través de la piel y había provocado el curioso efecto.

Poco después Hofmann decidió practicar un autoensayo con una cantidad mayor de LSD, pero esta vez sus alucinaciones no fueron nada agradables: mientras anotaba las primeras impresiones sobre lo que estaba experimentando, Hofmann empezó a darse cuenta de que perdía el habla y a duras penas pudo pedir a su ayudante del laboratorio que lo llevase a casa. Aquella noche Hofmann sufrió el primer mal viaje de LSD constatado científicamente y recogido en sus propios escritos:

“…Todo lo que había en la habitación estaba girando, y los objetos y muebles familiares adoptaron formas grotescas y generalmente amenazadoras. Se movían sin cesar, como animados, llenos de un desasosiego interior. Apenas reconocí a la vecina que me trajo leche -en el curso de la noche bebí más de dos litros-. No era ya la señora R., sino una bruja malvada y artera con una mueca de colores. Pero aún peores que estas mudanzas del mundo exterior eran los cambios que sentía en mí mismo, en mi íntima naturaleza. Todos los esfuerzos de mi voluntad de detener el derrumbe del mundo externo y la disolución de mi yo parecían infructuosos. En mí había penetrado un demonio y se había apoderado de mi cuerpo, mis sentidos y el alma. Me levanté y grité para liberarme de él, pero luego volví a hundirme impotente en el sofá. La sustancia con la que había querido experimentar me había vencido. Ella era el demonio que triunfaba haciendo escarnio de mi voluntad. Me cogió un miedo terrible de haber enloquecido. Me había metido en otro mundo, en otro cuarto con otro tiempo. Mi cuerpo me parecía insensible, sin vida, extraño. ¿Estaba muriendo? ¿Era el tránsito? Por momentos creía estar fuera de mi cuerpo y reconocía claramente, como un observador externo, toda la tragedia de mi situación…”

Fuentes
Wikipedia (Hofmann)
Wikipedia (LSD)
Muscaria.com
a Semana Cultural
La Historia del LSD, de Albert Hofmann

Technorati Tags: , , , , ,

Historia de la cerilla mayo 29, 2006

Posted by Morgan Hazelwood in Científicas, Históricas.
Tags: , , , , , , , ,
12 comments

Fué en la prehistoria cuando alguien, por casualidad, descubrió el fuego. Desde entonces lo utilizamos para infinidad de labores en nuestra vida diaria. Cocinar, calentarnos, fumar un cigarro aunque cada vez nos miren peor, rituales de purificación, generar luz, librarnos de malas hierbas… Nada de esto sería posible sin el fuego. Pero el método de frotar dos palos o el uso del silex es bastante incómodo. ¿Os imaginais encender un pitillo con dos palos o golpeando una piedra de silex contra una rica en hierro sobre un montoncito de paja?

La cerilla puso fin a estos problemas.

En 1669, el alquimista de Hamburgo Hennig Brandt trataba de encontrar una sustancia a partir de la orina que transformase los metales no nobles en plata. Lo que descubrió fue una sustancia blanca y cerulea muy inflamable que brillaba en la oscuridad. Fósforo. Varios años más tarde, en 1680, diseñó un papel muy áspero revestido de fósforo que al frotarlo con una pequeña astilla de madera con la punta impregnada en azufre producía una llama. La primera cerilla. El problema fué que desapareció tan repentínamente como apareció, pues el único método que se conocía para la obtención de fósforo era procesando la orina, demasiado largo y costóso, por lo que la cerilla no pasó de ser una curiosidad de lujo. La gente siguió utilizando la vieja piedra de silex (pedernal).

Otro intento se llevó a cabo en 1817, cuando un químico francés creó una tira de papel tratada con un compuesto de fósforo que ardía al contacto con el aire. Tampoco pasó de mera curiosidad.

En 1826, John Waiker, farmacéutico, trabajaba en un nuevo explosivo cuando al remover el compuesto, una mezcla de sulfuro de antimonio, clorato de potasio, goma y almidón, en el que trabajaba con un palo, parte del compuesto se secó en la punta y trató de eliminarlo frotando el palo contra el suelo. Obtuvo fuego. John fabricó varias cerillas de unos 7 centímetros de longitud para enseñárselas a sus amigos. Nunca patentó su invento. Gran error, pues en una de sus demostraciones en Londres, Samuel Jones, quedó impresionado con las cerillas de John y presintiendo su potencial decidió hacer negocio con ellas y creó las Cerillas Lucifer. El negocio, tal como había imaginado, era enorme. Las cerillas Lucifer se hicieron muy populares e incluso hicieron subir las ventas de tabaco, al ser más cómodo encenderse un cigarrillo. El problema es que era más perjudicial para la salud el fósforo que el tabaco, y además, apestaban.

Charles Sauria, químico francés, eliminó el problema del olor de las cerillas, pero no el de su “veneno”. Obreros de las fábricas de cerillas presentaban necrosis en algunos huesos de sus cuerpos. Sobre todo los de la mándibula. El fósforo raspado de una caja de cerillas era suficiente para matar a un hombre adulto.

La cerilla “no venenosa” no se creó hasta el 28 de Enero de 1911 cuando la Diamond Match Company sustituyó el fósforo por sesquisulfuro de fósforo, inofensivo, y cedió la patente a las empresas rivales para que desaparecieran al fin las cerillas venenosas.

Fuentes:
monografias.com

tinet.org

Technorati Tags: , , , , , , , ,

Los beneficios del tabaco mayo 29, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Históricas, Medicina.
Tags: , , ,
103 comments

Aunque parezca mentira a estas alturas del siglo XXI, en el momento en que el tabaco se introdujo en Europa hubo quienes lo encontraron beneficioso para la salud; el más famoso de estos defensores del tabaco fue Jean Nicot (al que debemos el nombre de la nicotina, Nicotinia tabacum).

Dos hombres de la tripulación de Cristóbal Colón, Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre, fueron los primeros occidentales que vieron a los indios fumar tabaco allá por octubre del 1492. Rodrigo de Jerez asimiló inmediatamente la costumbre, aunque de regreso a su tierra y tras hacer una demostración pública, fue encarcelado por la Inquisición bajo el pretexto de que “solo el diablo podía dar a un hombre la capacidad de echar humo por la boca”. Cuando Rodrigo salió de la carcel, se encontró para su sorpresa con que el consumo se había extendido entre sus paisanos.

Hernández de Toledo, médico de la Corte de Felipe II, había estudiado la planta del tabaco para usos medicinales hacia el 1510; también Fray Bartolomé de las Casas hace mención al tabaco aunque sin emitir juicio sobre su uso. Más tarde,el monje Carmelita francés André Thevet estudió acerca del tabaco y cultivó la planta para consumo propio. A su regreso a Europa en 1556 plantó tabaco en su jardín de Angoulême y escribió “Singularidad de la Francia antártica”, una obra que relataba los usos y costumbres de los indigenas acerca del tabaco.

Pero el que realmente dio popularidad a la planta fue el ya mencionado Jean Nicot de Villemain, embajador de Francia en Lisboa. En 1560 recibió como regalo algunas semillas de tabaco procedente de Florida y mandó sembrarlas para adornar la embajada. Los servidores de la embajada pronto empezaron a consumir el tabaco de mil y una formas asegurando que la planta tenía numerosas virtudes, hasta que se hizo famosa bajo el nombre de “Hierba del Embajador”. De regreso a la corte, Jean Nicot hizo una demostración de los beneficios de su planta al “curar” las migrañas de Catalina de Médicis, esposa del rey Enrique II de Francia.

A partir de entonces empezó a conocerse al tabaco como nicotiane y se desató una agria polémica, puesto que en algunos paises fue prohibido y en otros pasó a considerarse como una hierba poco menos que milagrosa.

Fuentes:
Wikipedia.org
Los indios y el tabaco

Technorati Tags: , , ,

El primer horno microondas mayo 25, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Culinarias, Tecnológicas.
Tags: , , , ,
93 comments

El descubrimiento del horno microondas es una anécdota muy simpática, puesto que se trata de uno de esos hallazgos prácticos casuales con los que de vez en cuando nos sorprende este curioso mundo.

Hacia 1946 Percy Spencer era un ingeniero de la empresa Raytheon, dedicada a la investigación científica y colaboradora habitual del gobierno de los USA. Spencer estaba realizando investigaciones con un magnetrón (un generador de altas frecuencias para usarlo como radar); tras pasar un tiempo al lado de este invento, Spencer se sacó una tableta de chocolate del bolso de su bata y comprobó que estaba fundida.

Tras darle vueltas en la cabeza a este hecho, buscó unos cuantos granos de maiz y los puso al lado del magnetrón: al poco tiempo tenía palomitas de maiz. Al día siguiente llamó a un colega y puso un huevo al lado del magnetrón: el huevo empezó a vibrar y estalló salpicándoles la cara de yema caliente. Spencer comprendío enseguida que las microondas de baja intensidad porducían una serie de reacciones que daban como resultado una subida de temperatura, y se le ocurrió la idea de hacer un horno empleando este sistema.

Los ingenieros de Raytheon estudiaron y perfeccionaron los primeros bocetos de Spencer, se patentó en 1946 y al año siguiente vio la luz el primer microondas: pesaba 80 kg, medía 1,60 y costaba la friolera de 5000 dólares; además necesitaban de una instalación de agua para refrigerarlos. Al principio solo fue usado en restaurantes, industrias y lugares especiales dónde fuese dificil mantener la comida caliente, pero en los años 70, con la llegada de la miniaturización y tras numerosas mejoras, el microondas era ya un horno doméstico presente en numerosos hogares de todo el mundo.

Fuentes
www.gallawa.com
radiocentro.com.mx

Technorati Tags: , , , ,

Los 10 días que nunca existieron mayo 19, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Históricas, Matemáticas.
Tags: , , , , ,
2 comments

Si alguien busca información de acontecimientos históricos acaecidos en octubre de 1582, puede sorprenderse al encontrar que los días comprendidos entre el 5 y el 14, ambos inclusives, no existen; al jueves 4 de octubre le sucedió el viernes 15 de octubre, perdiéndose 10 días entre medias.

El porqué de este hecho tiene su explicación en la instauración de un calendario nuevo, vigente hasta nuestros días y denominado gregoriano (en honor a su promotor, el papa Gregorio XIII), que sustituyó al anterior e imperfecto calendario juliano instaurado en el 45 a. C. (denominado así por Julio Cesar, que gobernaba Roma por entonces).

Aparentemente, ambos calendarios son idénticos puesto que utilizan como medida base el año trópico; un año trópico  es el tiempo que transcurre entre dos pasos consecutivos de la Tierra por el mismo equinoccio o el mismo solsticio. Consta de aproximadamente 365,24219 días (esto es, 365 días, 5 horas, 48 minutos y unos 45 segundos).

El problema del calendario juliano es que esta cifra fue redondeada a 365,25 días; se optó por hacer que un año de cada cuatro tuviese 366 días (año bisiesto), pero se producía una ligera pérdida de unos segundos cada año, de manera que poco a poco el año juliano empezó a desfasarse con el año trópico.

En el año 325, en el concilio de Nicea, se había determinado que se conmemorase la Pascua el domingo siguiente al plenilunio posterior al equinoccio de primavera. Aquel año 325 el equinoccio había sido el día 21 de marzo, pero por culpa de la inexactitud del calendario juliano, para 1582 el desfase era ya de 10 días, y el equinoccio se había producido en 11 de marzo.

El papa Gregorio XIII designó una comisión de sabios dirigidos por los jesuitas Cristobal Clavio y Luis Lilio, célebre este último como astrónomo y matemático; el nuevo calendario estableció con mayor precisión la duración del año trópico y se idearon una serie de sistemas para evitar nuevos desfases; se siguieron considerando años de 366 días cada 4 años, pero sin contar como bisiestos los años seculares (aquellos que terminan en doble 0) excepto cuando las dos primeras cifras son múltiplos de 4.

De esta manera, se redujo el error del calendario juliano (1 días cada 128 años) a tan solo 1 día cada 3226 años. Y con los 10 días de desfase, se optó simplemente por borrarlos del mapa buscando la mejor fecha posible, así que aquel año de 1582, octubre perdió 10 días.

Fuentes
Astronomos.org
Wikipedia

Technorati Tags: , , , , ,

Cristo nació 6 años antes de Cristo mayo 17, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Históricas, Matemáticas.
Tags: , , , ,
197 comments

Es un error común y aceptado el creer que los nuevos siglos o milenios empiezan con números visualmente “bonitos” como 1900 o 2000, aunque se ha comentado sobradamente que esto es un error matemático ya que los años empiezan a contarse desde 1 y no desde 0. Así, el milenio presente empezó el 1 de enero del 2001, y no del 2000.

En el caso de la cuenta de los años se trata de un error muy evidente, teniendo en cuenta que no existe un año 0. La fecha oficial del nacimiento de Cristo mediante la cual medimos los años fue fijada por el sabio Dionisio el Exiguo (llamado así por su corta estatura) en el año 532 usando el calendario juliano (un calendario imperfecto que fue sustituido en el siglo XVI por el actual calendario gregoriano; en un próximo artículo comentaremos las diferencias entre uno y otro).

Hasta entonces, la medida de las fechas se hacía en base a la fundación de Roma; el papa Hormisdas encargó a Dionisio el Exiguo que cambiase el calendario para medir las fechas en base al nacimiento de Cristo. El sabio hizo un recuento de acontecimientos y fechas importantes y llegó a la conclusión de que Cristo había nacido en el año 753 de la fundación de Roma, que pasó a ser el año 1 de la era cristiana.

Pero, ¿porqué el año inicial es el 1 y no el 0? La explicación es muy sencilla: los romanos no conocían el 0. El 0 entró en Europa de la mano del Islam en el siglo IX; a su vez, los musulmanes habían obtenido el conocimiento de este dígito de los indios, aunque fueron los matemáticos islámicos quienes lo emplearon en su máxima expresión fundando los conceptos del álgebra que todos conocemos. Así, el primer año de nuestra era es el 1, y el anterior, el -1 o 1 antes de Cristo.

Sin embargo, Dionisio el Exiguo cometió un error de cálculo de unos 6 años al datar el reinado de Herodes I el Grande (aunque hay quienes dicen que el error es de 4 o incluso de 7 años); dicho error, conocido desde hace tiempo, ha sido asumido por los historiadores para no provocar un baile de fechas tremebundo con la corrección, de manera que la fecha más probable del nacimiento de Cristo es… 6 años antes de Cristo.

Fuentes
Carta al muy interesante
Wikipedia (Dionisio el Exiguo)

Technorati Tags: , , , ,

El Reloj del Juicio Final mayo 16, 2006

Posted by Morgan Hazelwood in Científicas, Históricas.
Tags: , , , , , , , ,
65 comments

En 1945, un grupo de científicos que trabajaban en el Proyecto Manhattan en la Universidad de Chicago creó ‘The Bulletin of Atomic Scientists’, una publicación cuya misión vigente aún hoy en día, era la de alertar a todo el mundo sobre los peligros de le energía nuclear y otras armas de destrucción masiva.

En los últimos 55 años, el Reloj del Juicio Final ha sido el símbolo más representativo de peligro nuclear. La primera representación del reloj tuvo lugar en 1947, cuando el coofundador de Bulletin Hyman Goldsmith solicitó a la esposa de un psicólogo del Proyecto Manhattan, una artista llamada Martyl Langdorf la creación de un diseño de portada para la revista.

Tras discutir varias ideas, Martyl optó por “la idea de usar un reloj para simbolizar la urgencia”; Su plan fue repetir la imagen cada mes con un color de fondo distinto. Para ver como quedaría, dibujó su primer boceto -la parte superior izquierda de un reloj, con el minutero acercándose a medianoche- en la contraportada de un volumen de sonatas de Beethoven.

Éste simple diseño despertó la imaginación de los lectores, evocando ambas imágenes: la del apocalipsis (medianoche) y la posibilidad de ataque militar (la cuenta atrás hasta cero)

Martyl pretendía que la imagen del reloj trasmitiera un sentimiento de peligro inminente y posicionó la aguja a 7 minutos de medianoche. La idea de mover el minutero vino después, en 1949, como un modo de dramatizar la respuesta del magazín a los acontecimientos mundiales.

Aunque el reloj ya no es ilustración principal de la portada de ‘Bulletin’, se mantiene como parte integral del logo del magazín. El diseño original ha sido modificado a lo largo de los años y completamente rediseñado en 1989 para hacer hincapié en el carácter global de ‘Bulletin’.

Desde la Guerra Fría, muchas personas creen que el reloj ha perdido su significado apocalíptico; Los movimientos de la manecilla pueden parecer más ambiguos. Pero el movimiento, adelante o atrás, sigue reflejando la percepción del peligro de sucesos catastróficos.
El Reloj del Juicio final ha ido variando su hora a lo largo de los años, acercándose o alejándose de la medianoche según los dictados de la política mundial. Hemos estado a 17 minutos en 1991 tras la firma de los tratados de reducción de armamento entre la Unión Soviética y EEUU y en el otro extremo, hemos llegado a los 2 minutos para medianoche en 1953 tras las pruebas nucleares llevadas a cabo por las mismas potencias.

Puedes ver aquí un timeline completo del Reloj del Juicio Final.

La última vez que se modificó la hora fue en la publicación de Marzo/Abril de 2002 y el minutero se desplazó hasta los 7 minutos para medianoche.

Fuentes:
The Bulletin

ACTUALIZACIÓN 18/01/07: The Bulletin of Atomic Sciencists ha decidido mover la aguja que señala los minutos. Ahora señala cinco minutos para la media noche. Indican como motivo la imposibilidad de solventar el problema de las armas nucleares y el cambio climático.

Technorati Tags: , , , , , , , ,

El Cocido Madrileño. mayo 8, 2006

Posted by Morgan Hazelwood in Culinarias, Históricas.
Tags: , , , , , ,
4 comments

Éste plato típicamente madrileño está compuesto principalmente de garbanzos, carnes y verduras cocidas. Se sirve como plato único dada su fortaleza en lo que se suele llamar tres vuelcos o tres servicios. En primer lugar la sopa, a continuación los garbanzos y las verduras y finalmente la carne.

Se sabe que los garbanzos fueron introducidos traídos a nuestro país por los Fenicios, pero no tuvieron una gran acogida entre los romanos, que consumían el ‘cícero’ (garbanzo) tostado como chuchería. El predecesor del cocido parece ser que es la Adafina, un plato de los judíos sefardíes bastante parecido al actual cocido pero con algunas variaciones. No se podía utilizar carne de cerdo por motivos religiosos y la usada (normalmente de ternera o pollo) era tratada para adaptarse a lo que consideraban kosher.

Más tarde, los judíos conversos introdujeron en la Adafina la carne de cerdo y la ternera y ave sin tratar, así como la morcilla, el tocino y el chorizo para reafirmar su conversión frente a las Santa Inquisición dejando claro que abandonaban las costumbres judías.

Después de la explicación solo falta degustarlo, y para eso tenemos cientos de lugares en Madrid. Mi favorito, el que prepara Carola Navarro en su restaurante del barrio de Salamanca Casa Carola.

Cocido Madrileño

Fuentes:
Accua.com
Cerespain.com
Wikipedia.org

Technorati Tags: , , , , , ,