jump to navigation

La película de la muerte junio 20, 2006

Posted by Urban Samurai in Cinematográficas, Históricas, Medicina, Misteriosas.
Tags: , , , , , ,
10 comments

En 1956 se estrenó una de las películas más espantosamente malas jamás rodadas en Hollywood: The conqueror, una biografía de Gengis Khan protagonizada por John Wayne. El guionista Oscar E. Millard trabajó en el guión entre 1951 y 1953, y lo cierto es que su guión era bastante malo, repleto de clichés, personajes y situaciones cogidas por los pelos y diálogos de traca. Pero la película no es famosa precisamente por su calidad, sino por su leyenda negra: gran parte de los que participaron en su rodaje murieron de cancer en los años posteriores.

Millard paseó su guión por varios estudios pero ninguno se interesó en él hasta que cayó en manos del célebre magnate Howard Hughes, que acababa de comenzar su carrera como productor cinematográfico apenas unos años antes. Hughes contrató a Dick Powell como director; Powell había sido un famoso actor y se había pasado a la dirección con relativo éxito, de manera que era un artista respetado en aquel momento.

El actor deseado por Hughes como protagonista era Marlon Brando, pero, tras leer el guión, Powell se dio cuenta de que era tan malo que Brando huiría de él como de la peste, así que al final cayó en manos de John Wayne, que era menos exigente y deseaba rodar alguna superproducción tan en voga en la época que le alejase del rol de vaquero.

El resto del casting lo completaron el mexicano Pedro Armendariz, Agnes Moorehead, Lee van Cleef, William Conrad y la sex symbol Susan Hayward como una imposible esclava tártara pelirroja.

Hughes deseaba poder rodar la película en localizaciones reales, pero debido a la guerra fría fue imposible viajar a Mongolia, así que se optó por filmar en Utah, en los parques naturales de Zion y Bryce, en el desierto de Escalante y en Snow Canyon.

El rodaje fue un verdadero infierno jalonado de múltiples avatares: una pantera atacó a Susan Hayward, la temperatura media era de más de 38º, una crecida de un río seco desde hacía meses casi acaba con varios actores y miembros del equipo… Una vez acabado el rodaje en localizaciones exteriores, Hughes mandó escavar varias toneladas de arena para llevarlas a un estudio en Hollywood donde se acabaron de rodar las secuencias de interiores; algunos de los supervivientes del equipo aseguran que, de noche, las arenas del desierto de Escalante brillaban en la oscuridad con un resplandor rojizo.

The conqueror fue estrenada en 1956 y fue un fracaso absoluto, tanto que Hughes no volvió a producir ninguna otra película.

A partir de entonces comenzó la leyenda negra de la película: a penas 8 meses después del estreno murió de cancer el compositor de la partitura, Victor Young, con 56 años.

El 2 de enero de 1963 le siguió el director Dick Powell (59 años); ese mismo año Pedro Armendariz (51 años) se voló los sesos al conocer su estado terminal de cancer en el hospital de la UCLA en los Angeles.

En 1971 murió uno de los actores secundarios, Thomas Gomez (66 años); en 1974, Agnes Moorehead (68 años), ambos de cancer.

Susan Hayward murió de cancer cerebral con 56 años en 1975, tras dos años de agonía.

A John Wayne le estirparon un pulmón canceroso en 1964; murió de cancer de estómago y pulmón en 1979.

En 1991 murieron John Hoyt y Jeanne Gerson, otros dos actores secundarios, de cancer; William Conrad fue el siguiente con 64 años, en 1994.

De las 220 personas que estuvieron en el desierto de Escalante o que pisaron los sets de decorado rellenos con su arena, 91 contrajeron cáncer en los siguientes 30 años, de los cuales 46 murieron antes de 1980. Según la revista People, 150 de las 220 personas de The Conqueror habían desarrollado cáncer para 1984.

Los escépticos atribuyen esta “epidemia” a diversos factores, de los cuales destacan el consumo habitual de tabaco de la época, pero aún así la incidencia del cancer entre el equipo de rodaje de The Conqueror fue cuatro veces superior a la media de la población americana.

La otra explicación es mucho más tenebrosa y cuenta con numerosos visos de ser cierta, aunque se ha intentado desarticular en varias ocasiones: a escasos 200 kilómetros del lugar de rodaje, en el estado de Nevada, se encuentra el páramo de Yucca Flats, que fue parte del Terreno de Pruebas de Nevada (Nevada Test Site, NTS), donde el gobierno norteamericano efectuó entre 1951 y 1992 numerosas pruebas con armas nucleares.

Años después se comprobó que la incidencia de cancer en las poblaciones en un radio de 300 km era desmesurada, tanto que en St. George, la localidad elegida por el equipo de rodaje como centro de operaciones,casi la mitad de la población había contraido uno u otro tipo de cancer, y las incidencia de leucemia entre los niños nacidos entre1951 y1958 eran un 40% superior al resto del estado.

Así pues, The conqueror pasó finalmente a los anales del cine con la leyenda negra más oscura y trágica de la historia del séptimo arte, con una hipótesis nuclear de por medio jamás aclarada.

Fuentes:
zapping
imdb.com
wikipedia.org

Technorati Tags: , , , , , ,

Anuncios

El primer mal viaje junio 6, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Medicina.
Tags: , , , , ,
99 comments

En 1943, el químico suizo Albert Hofmann retomó su empeño de sintetizar el LSD 25, 5 años después de haber realizado los primeros experimentos, con la intención de conseguir una substancia que estimulase el parto.

El LSD (Lyserg Säure-Diäthylamid, o en castellano, Dietilamida del Ácido Lisérgico) es uno de los alcaloides presentes en el cornezuelo del centeno; el cornezuelo fue empleado por los chinos en obstetricia, para contraer el útero y evitar las hemorragias en el postparto, y era conocido como una potente droga en Europa.

El 16 de abril de 1943 Hofmann tuvo que abandonar el laboratorio presa de mareos y una extraña sensación de intranquilidad. Al llegar a casa, se acostó y sufrió una serie de alucionaciones: “me penetraban sin cesar unas imágenes fantásticas de una plasticidad extraordinaria y con un juego de colores intenso, caleidoscópico…”

En un par de horas desaparecieron estos efectos, pero Hofmann rápidamente comprendió que era la substancia que estaba sintetizando la causante de los mismos: una mínima cantidad debía haber sido absorbida por su organismo a través de la piel y había provocado el curioso efecto.

Poco después Hofmann decidió practicar un autoensayo con una cantidad mayor de LSD, pero esta vez sus alucinaciones no fueron nada agradables: mientras anotaba las primeras impresiones sobre lo que estaba experimentando, Hofmann empezó a darse cuenta de que perdía el habla y a duras penas pudo pedir a su ayudante del laboratorio que lo llevase a casa. Aquella noche Hofmann sufrió el primer mal viaje de LSD constatado científicamente y recogido en sus propios escritos:

“…Todo lo que había en la habitación estaba girando, y los objetos y muebles familiares adoptaron formas grotescas y generalmente amenazadoras. Se movían sin cesar, como animados, llenos de un desasosiego interior. Apenas reconocí a la vecina que me trajo leche -en el curso de la noche bebí más de dos litros-. No era ya la señora R., sino una bruja malvada y artera con una mueca de colores. Pero aún peores que estas mudanzas del mundo exterior eran los cambios que sentía en mí mismo, en mi íntima naturaleza. Todos los esfuerzos de mi voluntad de detener el derrumbe del mundo externo y la disolución de mi yo parecían infructuosos. En mí había penetrado un demonio y se había apoderado de mi cuerpo, mis sentidos y el alma. Me levanté y grité para liberarme de él, pero luego volví a hundirme impotente en el sofá. La sustancia con la que había querido experimentar me había vencido. Ella era el demonio que triunfaba haciendo escarnio de mi voluntad. Me cogió un miedo terrible de haber enloquecido. Me había metido en otro mundo, en otro cuarto con otro tiempo. Mi cuerpo me parecía insensible, sin vida, extraño. ¿Estaba muriendo? ¿Era el tránsito? Por momentos creía estar fuera de mi cuerpo y reconocía claramente, como un observador externo, toda la tragedia de mi situación…”

Fuentes
Wikipedia (Hofmann)
Wikipedia (LSD)
Muscaria.com
a Semana Cultural
La Historia del LSD, de Albert Hofmann

Technorati Tags: , , , , ,

Los beneficios del tabaco mayo 29, 2006

Posted by Urban Samurai in Científicas, Históricas, Medicina.
Tags: , , ,
103 comments

Aunque parezca mentira a estas alturas del siglo XXI, en el momento en que el tabaco se introdujo en Europa hubo quienes lo encontraron beneficioso para la salud; el más famoso de estos defensores del tabaco fue Jean Nicot (al que debemos el nombre de la nicotina, Nicotinia tabacum).

Dos hombres de la tripulación de Cristóbal Colón, Rodrigo de Jerez y Luis de la Torre, fueron los primeros occidentales que vieron a los indios fumar tabaco allá por octubre del 1492. Rodrigo de Jerez asimiló inmediatamente la costumbre, aunque de regreso a su tierra y tras hacer una demostración pública, fue encarcelado por la Inquisición bajo el pretexto de que “solo el diablo podía dar a un hombre la capacidad de echar humo por la boca”. Cuando Rodrigo salió de la carcel, se encontró para su sorpresa con que el consumo se había extendido entre sus paisanos.

Hernández de Toledo, médico de la Corte de Felipe II, había estudiado la planta del tabaco para usos medicinales hacia el 1510; también Fray Bartolomé de las Casas hace mención al tabaco aunque sin emitir juicio sobre su uso. Más tarde,el monje Carmelita francés André Thevet estudió acerca del tabaco y cultivó la planta para consumo propio. A su regreso a Europa en 1556 plantó tabaco en su jardín de Angoulême y escribió “Singularidad de la Francia antártica”, una obra que relataba los usos y costumbres de los indigenas acerca del tabaco.

Pero el que realmente dio popularidad a la planta fue el ya mencionado Jean Nicot de Villemain, embajador de Francia en Lisboa. En 1560 recibió como regalo algunas semillas de tabaco procedente de Florida y mandó sembrarlas para adornar la embajada. Los servidores de la embajada pronto empezaron a consumir el tabaco de mil y una formas asegurando que la planta tenía numerosas virtudes, hasta que se hizo famosa bajo el nombre de “Hierba del Embajador”. De regreso a la corte, Jean Nicot hizo una demostración de los beneficios de su planta al “curar” las migrañas de Catalina de Médicis, esposa del rey Enrique II de Francia.

A partir de entonces empezó a conocerse al tabaco como nicotiane y se desató una agria polémica, puesto que en algunos paises fue prohibido y en otros pasó a considerarse como una hierba poco menos que milagrosa.

Fuentes:
Wikipedia.org
Los indios y el tabaco

Technorati Tags: , , ,